LOS VERBOS MODALES EN ALEMÁN (Y SUS TRUCOS)

LO QUE TODOS SABEMOSLOS VERBOS MODALES EN ALEMAN Y SUS TRUCOS

Si ya tenemos un poco de rodaje, habremos estudiado en los niveles más básicos los verbos modales en alemán, y ya sabemos que siempre van acompañados al final de la frase por el infinitivo puro (reiner Infinitiv), es decir, sin el «zu». También sabemos que no tienen participio (que es igual al infinitivo) y que forman la tercera persona del presente sin la terminación «-t». Y también hemos aprendido el significado. Nos han dicho que «müssen» expresa un deber «físico», que «dürfen» significa «tener permiso», «sollen» un deber moral, «können» una capacidad, un poder o saber hacer algo, y «wollen» querer o tener voluntad de hacerlo.

Pues bien, todo esto no siempre se cumple. Hay veces (y muy frecuentes) en las que los verbos modales en aleman significan otras cosas. Son una especie de «significados especiales», lo que los verbos modales tenían escondido hasta ahora. Vamos a ir por partes. Para empezar, descárgate la hoja en la parte de abajo de este artículo, porque me referiré a ella.

EL VERBO SOLLEN

Nos han dicho que el verbo «sollen» significa un deber moral, y esto no es del todo falso, pero no siempre es correcto. Sólo se cumple ese significado si el verbo va en «Konjunktiv II» (el condicional español).

Pero siempre que va en presente significa otras cosas, que veremos a continuación. (Los números se refieren a los puntos de la hoja de abajo).

1a. PROPUESTA EN PRIMERA PERSONA

Esta propuesta puede ser en primera persona del plural, como cuando estamos con amigos y proponemos: ¿Nos vamos?, o también en singular, cuando nos preguntamos a nosotros mismos: ¿Me lo compro o no?. Esta expresión se hace con «sollen». Las frases anteriores serían:

– Sollen wir gehen?
– Soll ich es mir kaufen oder nicht?

En estas frases, el sollen NUNCA se traduce con ningún deber. Al traducirlo al español, se esfuma, su significado se asume en el contexto de la frase.

1b. ORDEN O IMPOSICIÓN AJENA

Cuando en español utilizamos el imperativo en estilo indirecto, solemos ponerle un «que», para formar una frase subordinada sustantiva, y usamos el subjuntivo. Por ejemplo:

– (Mamá dice a Pablo): ¡Ven a comer!
– (Pedrito le dice a Pablo): Pablo, mamá dice que vayas a comer.

Esta construcción en alemán la hacemos también con «sollen»

– (Mama sagt Pablo): Komm essen!
– (Pedrito sagt Pablo): Pablo, Mama sagt, du sollst essen kommen.

TAMPOCO aquí el verbo sollen se puede traducir como un deber. Sencillamente, se esfuma en el contexto. Este uso se ve mucho en el lenguaje hablado, cuando se repite algo que no se ha entendido. Por ejemplo.

– Dame la sal, por favor.
– ¿Cómo?
– Que me des la sal, por favor.

La segunda vez que pedimos la sal nunca usaremos las mismas palabras que la primera. Parece como si estuviéramos omitiendo un principio de la frase que podría ser: «He dicho que…». Pues esto también se hace con «sollen» en alemán.

– Gibst du mir bitte das Salz?
– Wie bitte?
– Du sollst mir bitte das Salz geben.

1c. EL ESTILO INDIRECTO

Este uso es muy, muy frecuente en el estilo periodístico. Lo único  que expresa es que lo que estamos transmitiendo no lo hemos visto con nuestros propios ojos, sino que nos lo ha dicho alguien. Contiene un cierto distanciamiento que en español no podemos expresar si no es con «según dicen» «como parece» «al parecer» y expresiones parecidas.

– Nächste Woche soll dieses Geschäft die Eröffnung feiern.
– (Al parecer) la semana que viene esta tienda celebrará su inauguración.

El «al parecer» lo tenemos que poner como un añadido, porque no hay otra forma de expresar este levísimo matiz que conlleva el verbo sollen. Porque aquí tampoco hay ningún deber. Sencillamente, nos hemos enterado de que la tienda se va a inaugurar, pero ni hemos hablado con el propietario, ni lo sabemos a ciencia cierta. Sencillamente, expresamos que es algo que hemos oído de terceras personas.

1f. EL FUTURO EN EL PASADO

Esto aparece mucho menos. Lo encontramos en un uso más literario propio de las crónicas o libros de historia, que nos cuentan sucesos pasados y otros que ocurrirían después (un futuro en el pasado). En esta misma frase anterior ya he empleado el condicional, que es el tiempo verbal que usamos en español (ocurrirían) para estos casos. Pues bien, en alemán para estos casos se usa el verbo «sollen», aunque (¡ojo!) en Konjunktiv II. Un ejemplo:

– Europa vivía en paz su primer decenio después de la guerra. Pero esto cambiaría pronto.
– Europa erlebte in Frieden das erste Jahrzehnt nach dem Krieg. Das sollte sich aber bald ändern.

EL VERBO MÜSSEN

2a. LA NEGACIÓN DE MÜSSEN

Pero ¿el verbo müssen tiene secretos? Pues sí, los tiene. Pocos, pero ahí están. En realidad, los trucos de «müssen» nos vienen de la mano del inglés, y a sus parecidos entre el «you must» y el «du musst», lo que nos hace pensar que son iguales en todo. ¡Error!. El problema viene en el negativo. Cuando yo digo en español:

– Mañana debo ir al trabajo. (tengo la obligación de ir al trabajo).
– Mañana no debo ir al trabajo. (sería mejor que no fuera, casi se puede decir que tengo la obligación de no ir).

En inglés pasa lo mismo el «must not» significa que tengo la obligación de omitir algo. Pues bien, en alemán, el «nicht müssen» NO SIGNIFICA NINGUNA OBLIGACIÓN, sino todo lo contrario. Lo que significa es que se niega el «müssen», o sea, que se niega la obligación.

– Ich muss morgen zur Arbeit → Mañana tengo que ir al trabajo
– Ich muss morgen nicht zur Arbeit → Mañana no tengo obligación de ir al trabajo.

Es sutil, pero es muy importante, porque sale mucho en el uso diario del verbo. Sin embargo, si lo que queremos expresar es la obligación de omitir algo, debemos hacerlo con el verbo «dürfen»

– Ich darf morgen nicht zur Arbeit → Mañana no debo ir al trabajo (no tengo permiso para ir, lo tengo prohibido).

Por eso, el truco para entender bien el significado de «müssen» y de «dürfen» es traducirlos como «tener obligación de» y «tener permiso para», respectivamente. Así, nunca nos equivocaremos.

EL INCRÉDULO WOLLEN

3. EL VERBO WOLLEN EN COMBINACIÓN CON EL PERFEKT

Este matiz es muy frecuente también en los textos periodísticos, y tiene su intríngulis, porque es muy difícil (por no decir imposible) de traducir al español (al menos en una traducción directa). Lo que significa es algo parecido al estilo indirecto del «sollen», pero distanciándonos aún más. Aquí se puede decir que «se dice» algo, pero que nosotros lo miramos con escepticismo, o, directamente, no lo creemos. Se refiere siempre a acciones pasadas, por eso va siempre combinado con el «Perfekt«. Por ejemplo, la frase:

– Er will vor einer Woche das Auto gekauft haben.

Jamás se traduciría el «will» con «quiere», sino que significa que «Él dice haber comprado el coche hace una semana, y yo no le creo». Para expresar esto en un contexto literario, el traductor se las ve y se las desea. Pero eso es exactamente lo que significa. O no le creemos, o desconfiamos muchísimo, en una actitud manifiestamente escéptica.

Con esto hemos aprendido suficiente sobre los verbos modales en alemán para hacer los siguientes ejercicios escritos:

DESCARGA AQUÍ EL EJERCICIO → LOS VERBOS MODALES EN ALEMAN Y SUS TRUCOS
DESCARGA AQUÍ LAS SOLUCIONES → LOS VERBOS MODALES EN ALEMAN Y SUS TRUCOS-SOLUCIONES

VER MAS EJERCICIOS

LOS VERBOS MODALES EN ALEMÁN (Y SUS TRUCOS)
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.